domingo, abril 04, 2010

Paletismo, brutalidad y estrechez de miras en España

Este comentario acerca de la noticia de esta chica que sufrió "bullying" en su instituto - para más tarde sufrir la idiotez de alguna funcionaria desgraciada, mal llamada "Defensora del Pueblo", que dejó sus datos íntimos al descubierto en Internet -, es de lo mejorcito que he leído nunca por la Red, donde parece que las personas verdaderamente inteligentes escasean, tanto como en la vida real...

Con respecto a los maltratos que sufrió, España siempre ha sido y siempre será así, es un país de gente envidiosa, brutal, ignorante, que además se precia de serlo. Y los que no agreden lo permiten, por su dejadez, por su irresponsablidad, por no querer molestarse, son la otra cara de la moneda.
Esas noticas que salen cada dos por tres de la poca financiación que se le da a la ciencia o a la cultura por parte del gobierno español no son más que el reflejo institucional de ese carácter español, que desprecia a la gente que es más inteligente o responsable, que detestan la virtud porque su soberbia no les permite que les restriegen por la cara lo despreciables que son. Y al que no se rebaja a formar parte de su piara le destrozan la vida sin compasión.
Y el ejemplo de la beca que no le dieron porque había recibido tratamiento psiquíatrico es otro ejemplo de lo mismo, de esa ley no escrita según la cual las víctimas molestan porque estropean la foto, así que mejor taparlas, porque lo que importa es quedar bien, la apariencia por encima de todo, un signo más de la vanidad y de la obsesión por las formas y los protocolos, algo heredado sin duda de la rancia sociedad caciquil, del respeto al amo que ya se lleva interiorizado, un espíritu que siempre ha envenenado y sigue envenenando a este país.
Es un puto asco ver como seguimos teniendo este carácter de paletos de pueblo, de asquerosos mediocres.
Via