miércoles, febrero 28, 2007

Almunia o la defensa a ultranza del neo-conservadurismo

Hoy me desayuno con esta noticia:
"Almunia pide que se tenga en cuenta la baja productividad en España a la hora de calcular salarios"

donde dice perlas tan impagables como:

"De lo que se trata es que la evolución de los salarios debe ir en línea con la evolución de la productividad. Si los salarios crecen por encima de lo que crece la productividad, entonces se producen pérdidas de competitividad y riesgo para los empleos a la vez que se están alimentando tensiones inflacionistas".

Hasta ahí de acuerdo, eso es la teoría económica que enseñan en las facultades.

La cuestión es: en un país como España, donde la gente no puede tener hijos por no tener manera de cuidarlos al salir del trabajo a las 9 de la noche por echar horas extras gratis, ¿se puede hablar de falta de dedicación de tiempo al trabajo?

Si se echan incontables horas extras, que no es que aporten mucho a la productividad precisamente, ¿de quién es la culpa? ¿De los trabajadores, que no se saben organizar y se pasan demasiado tiempo charlando y tomando cafés (y entre los trabajadores incluyo a los jefecillos), o de las propias culturas de empresa que deciden que nadie puede salir de trabajar a su hora sin ser mirado mal por los compañeros y reprendido por los jefes? ¿De ambos? Yo creo que la mayor parte de los trabajadores de este país forzados a hacer horas extras no se atreven a salir a su hora por puro miedo a perder su trabajo si se atreven a rechistar. Esa es la realidad.

Y, por último: ¿Desde cuándo en España (salvo honrosas excepciones en ciertas industrias) se ha tenido en cuenta la variable "productividad" para aumentar o bajar salarios? Los grandes bancos llevan años aumentando extraordinariamente sus beneficios año tras año, y sin embargo, están recortando plantillas y reduciendo beneficios sociales a sus trabajadores. ¿Desde cuándo lo que es positivo para la empresa (aumento de productividad, aumento de beneficios) se traduce en mejores condiciones salariales para los trabajadores? ¿O no es precisamente a través de la explotación de sus empleados que las empresas logran en gran parte aumentar sus beneficios, a falta de mejores y auténticas ideas empresariales salidas de las cabezas de tantos MBA bien pagados?

Me parece que el señor Solbes sólo saca el manual de Economía del cajón del olvido cuando de recortar se trata, pero debe de estar confundiendo teoría con realidad, porque la verdad es que, al menos en este país, las reglas del capitalismo siempre se cumplen en detrimento de la fuerza de trabajo y en beneficio de los capitalistas: la productividad sólo se incluye como variable en los salarios cuando es baja y de recortar salarios se trata; en cambio, cuando es alta y los beneficios y ventas de las empresas se disparan, nunca se incluyen esas variables en el cálculo de sueldos y se pide "moderación" a los "irrealistas" sindicatos que piden "cosas fuera de la realidad". No sé si reírme o ponerme a llorar. Más bien lo segundo.

2 comentarios:

Telémaco dijo...

¡Coño con el socialista!.
Te acompaño en el sentimiento, aunque me ha dado la risa, pero es risa nerviosa...¡ya sabes!.

mercurio dijo...

Estoy de acuerdo en casi todo, salvo en lo de que la culpa no sea nuestra, de los trabajadores. Conozco gente que se queda después del horario sin que nadie (ningun jefe) se lo pida.

Después cuando desde los sindicatos piden las horas extras (que están limitadas por ley) la contestación de la dirección es que en esa empresa no existen horas extras, ya que los trabajadores las hacemos porque queremos.

Quizás el problema es que los poderes de negociación son muy distintos, pero que pasaría si en España si todos los trabajadores decidieramos trabajar por el numero de horas que nos contratan.

Para empezar se acabaría con gran parte del paro y eso es buena noticia ¿no?

Depende | De Salud