martes, diciembre 09, 2008

Síndrome postvacacional con anticipación

Esta mañana, al volver al trabajo, he tenido que lidiar con el temible: el síndrome post-vacacional. Vale que sólo se trata de 3 míseros días seguidos, que no es para tanto, o no debería, pero no puedo evitarlo: sólo en previsión de volver a encontrarme con el tonto de mi jefe hoy - que pone su "huevada" en mi mesa cada vez que tiene ocasión y me tiene hablando de temas que no me interesan para nada - he empezado a tener taquicardia, sudores fríos, dolor de cabeza y he empezado a beber cada vez más cerveza en la víspera.

Sí: ahora entiendo a los alcóholicos, beben para poder hacer frente a la dura vida. Pues así yo también: he jurado que me traería una petaca de whisky para meterla en el cajón y pegar un sorbo antes de cada reunión con el susodicho... El viernes pasado, un colega, también presa de la desgana más profunda, estrenó también el fin de semana a las 10 de la mañana con un vinito.

Pues así estamos todos: entre desesperados, interneteros furibundos en búsqueda de una válvula de escape y deseando que llegue el mediodía o la noche para beber para olvidar.

7 comentarios:

Llevochaleco dijo...

En fin, que esto lo podría haber escrito yo, incluido lo de la petaca. Que triste, si.
Bueno, en realidad me despidieron no hace mucho. Ahora la petaca me la tomo en casa por no encontrar trabajo. Parece mentira que ahora eche de menos trabajar. Lo que no echo de menos es el lugar de trabajo. Esto es mas triste...

mOlecula dijo...

Deja el trabajo o denúnciale. Si no te ves con valor para ello, presionale. Hay formas inteligentes de obligarle a cortarse un poco. Harán que no le caigas bien jamás, pero tampoco va a ocurrir ahora.
Aguantando, te vas a acabar quemando y dándole razones para que te ponga en la calle por inadaptada o incompetente. Trata de controlar la situación ahora, que puedes.
Te deseo suerte y paciencia a partes iguales. Yo pasé por algo parecido y sé lo asqueroso que resulta.

porfineslunes dijo...

molecula: gracias por el consejo, pero denunciarlo no puedo porque es uno de los socios de la empresa... he intentado hacerle ver de mil maneras que me deje de tocar y que deje de hacer esas cosas asquerosas con sus cojones, es inútil, el tío es tonto y tiene mentalidad feudal, es decir, yo te pago y tú tienes que aguantar lo que sea... es lo que pasa al trabajar en empresas muy, muy pequeñas... lo único que me queda es, aparte de evitarle lo más que puedo y hacerme la aburrida para que así se olvide de mí, buscarme otro trabajo... ya ves.

llevochaleco: ánimos por la parte que te toca, ¿estás en un sector difícil?

Llevochaleco dijo...

Gracias por los ánimos. Tú también los necesitas.
No, no estoy en un sector difícil, aunque la crisis se ha notado mucho. Sin embargo parece como si todo el mundo se hubiera puesto de acuerdo para no contratarme. Sé que solo es una mala racha y que cualquier día se pasa, pero mientras tanto se hace difícil.
Y en cuanto a tu jefe, no dudes en plantarle cara. De forma indirecta, quizá, pero hazlo. Cuando te sujeta la silla, levántate. Quédate de pié apoyada en la mesa, o siéntate de nuevo después de girar la silla.
Dile que no se te acerque tanto. No necesitas dar ninguna explicación para eso, todos tenemos nuestro espacio personal. Si ignora lo que le dices entonces ya sí que tendrás que plantearte otras lineas de acción.
De todas formas no me hagas demasiado caso, si estoy desempleado es por que le planté cara a mi jefa. No soporté que nos gritara a mis compañeros y a mí, acompañado de insultos.
Y ánimo. Lamento mucho que te sientas mal en el trabajo, pero dentro de lo malo, esas situaciones han dado a luz este blog, que es bastante bueno.

Mercurio dijo...

Animo, porque no pruebas algo menos sutil, unos polvos picapica en la mesa justo en la zona donde suela apoyarse, algo de cafe hirviendo en esa zona de la mesa .....

Pelusocharro dijo...

¡¡¡ El señor feudal de los huevos colganderos modelo talibán... no le aprieta el pantalón!!! ¡vaya personaje! yo me iría por la línea de Mercurio... unos polvitos de esos amarillos que ponen en las esquinas para que no meen los perros (Azufre del bueno) no estaría mal... Lo que está claro es que tiene un problema de cojones porque le deben pesar tanto que los tiene que apoyar constantemente en mesas ajenas... confunde el no "ver-nada" con el derecho de pernada.
Suerte y échale huevos!!! (Con perdón por la expresión)

Senior Manager dijo...

Pues ahora quen leo tu post, me doy cuenta que llevo varios días alicaído, tal,vez porque este fin de semana me voy de vacaciones y quiero que el día de partida llegue más rápido..
SM