sábado, julio 26, 2008

La especialización de los países : la sociedad de Platón, el nazismo, el "europeísmo" y de cómo te van a ir subyugando

En La República, distinguía Platón tres categorías de seres humanos:

- Artesanos o labradores – Los trabajadores correspondían a la parte de “apetito” del alma. Tambén conocido como la categoría "bronce".
- Guerreros o guardianes – Los guerreros aventureros, fuertes, valientes y que formaban el “espíritu” del alma. Categoría de "plata", yo añadiría que integran también a los administradores de un sistema.
- Gobernantes o filósofos – Aquellos que eran inteligentes, racionales, apropiados para tomar decisiones para la comunidad. Estos formaban la “razón” del alma. (Via) La categoría de "oro" o aquellos que imponen su voluntad a las otras dos categorías.

También en esto se basó Nietzsche, el loco filósofo alemán pero que fue totalmente malinterpretado por los mismos "untermensch" que describía en sus escritos, para justificar una sociedad de "vencedores" y otra de "vencidos". La extrapolación extrema de su filosofía sirvió de base al estado Nazi de Hitler en los años 30 y constituyó el eje de la mentalidad de Estado de la supremacía de una raza (la aria) sobre las otras. Esto dio lugar a lo que todos sabemos, que muchos reduccionistas de la Historia confunden solamente con el Holocausto, siendo éste sin embargo un aspecto más y bastante secundario en toda la locura que pasó durante la Segunda Guerra Mundial.


La verdad es que la filosofía de Hitler iba mucho más allá, no solamente se trataba de un desmesurado odio al judío, sino que se basaba en querer dominar al mundo, esto es, al resto de países, atribuyéndoles papeles de esclavos, siendo que el alemán iba a ser el pueblo de los "administradores" o la categoría de "plata", para mayor gloria y beneficio de unos cuantos hombres de "oro", esto es, de la categoría más elevada de gobernantes, que iban a tener el destino del resto de los hombres en sus manos.

Esto fue tan evidente que dio lugar a un gran odio hacia un país como Alemania que se había autoerigido, por obra y gracia de sus gobernantes totalitarios, en el pueblo "master", aquél que iba a dictar el sino de millones de personas en el mundo. Curiosamente, no hubo revuelta popular que valiera, ya que la guerra la ganaron los Aliados contra Alemania por medio del uso de tácticas militares al uso, llevando a sus propios pueblos (especialmente al ruso) forzados a la guerra, mediante la coacción explícita (los "politkomissar" soviéticos fusilaban a todo aquel que desertara o se negara a ir a la guerra) o disfrazada (el ataque a Pearl Harbour por parte de los japoneses, que movilizó a la opinión pública norteamericana en favor de la guerra, fue "provocado" por Rossevelt mediante innumerables actos contrarios a las reglas de la guerra, financiando a China en tanto que enemigo de Japón y organizando ataques previos a la guerra contra las costas japonesas).

Métodos aparte, lo cierto es que el pueblo llano de los países invadidos no tuvo oportunidad ni medios ni organización interna que lograran por sí solos la derrota del enemigo invasor, ni mucho menos el propio pueblo alemán - manipulado en su gran mayoría por la propaganda de Estado - se rebeló de una manera significativa antes los abusos que el NSDAP - el partido de Hitler - ejercía a costa del endeble sistema democrático existente en aquellos tiempos. Para eso existían la SA y más tarde la SS, como medios de control internos de la población, para ahogar cualquier intento de denuncia de lo que se venía encima.

Lo triste es comprobar cómo los pueblos por sí mismos no lograron hacer frente a la "super-especialización" de las naciones que propugnaba Hitler (y en menor medida el ridículo Mussolini). Hubo que esperar a que otros Estados, manipulados por líderes igual de sedientos de poder y dominación que Hitler (llámense Churchill, Roosevelt o el más infame de ellos, Stalin) hicieran uso de tácticas coercitivas que pusieran en pie de guerra - forzado pie de guerra - a sus ciudadanos para combatir al enemigo. Es decir: ni siquiera ante la ocupación y reducción de sus derechos, hubo nunca más que un puñado de valientes civiles - partisanos, miembros de la Resistencia francesa - que quisieron y estuvieron dispuestos a jugarse el cuello para protestar por la situación. El resto, ni plin, aunque reconocían que vivían peor. Cierto es que la represión era brutal.

Pero ahora mismo, y enlazando con esto, está ocurriendo tres cuartos de lo mismo, aunque de una manera oficialmente no violenta, por lo que pocos se están dando cuenta de que la Historia se repite. La especialización de los países, inclusive dentro de Europa, es un hecho y el retroceso en masa de los derechos de todos los trabajadores, también.

Tomemos por ejemplo, el caso de España: un país que se integró en la CEE (actualmente la UE) en 1984, junto con su también pobre vecino Portugal, que no ha sabido (o no le fue encomendada la tarea) de desarrollarse de verdad, mediante el aumento en I+D, la capitalización sobre los derechos de los trabajadores, el desarrollo social y el incremento en el nivel cultural de su población, para ponerse a la cabeza de una Europa donde los que llevan la voz cantante son los mismos: GB, Francia y Alemania, sobre todo, ésta última. Un país que se ha especializado en el "ladrillo" y en servir paellas, donde menos del 5% de la población habla "de verdad" inglés - el resto lo afirma sin vergüenza en los curriculums pero no tienen idea -, donde la inteligencia es sistemáticamente exportada fuera del país en forma de médicos, ingenieros e investigadores cinetíficos, todo ello con el beneplácito del Gobierno (el mismo que se pone a las órdenes de la nueva Europa antisocial, porque es el papel que le ha sido asignado) y donde los salarios son artificialmente mantenidos en niveles bajos mediante la inmigración indiscriminada de trabajadores sin cualificación y la masificación en algunas carreras universitarias como por ejemplo, el Marketing, sin atender a las verdaderas necesidades de un país principalmente de filiales de empresas extranjeras, y no de sedes mundiales de multinacionales.

Resulta que, tras la II GM, y para gran sorpresa de los que lean esto, los métodos nazis no han cambiado en absoluto en su base, sólo en la forma. El gran error de Alemania fue que quiso imponer su "Nuevo Orden Mundial" - expresión pronunciada por primera vez por Hitler y más tarde inscrita en la posteridad por George Bush padre en 1991, ¿curioso, no? - demasiado a las claras. Pues bien: ahora nos lo van a imponer de una manera más "suave", rodeado por un gran despliegue de Marketing, teniendo como armas principales a los medios de comunicación y a las principales empresas del mundo.

En la Europa de hoy hay países que claramente están llamados a especializarse en los puestos de bajo valor añadido - llámense, España, Portugal, Grecia, los países del Este recién incorporados -, mientras que otros capitalizan sin cesar sobre las funciones de la categoría de hombres de "oro" de Platón: Alemania con su increíble I+D, Francia, GB... ¿En qué ha cambiado la situación de hace 70 años con respecto a ahora? En casi nada, fundamentalmente, sólo que ahora ya no nos tiran con balas, sino con decretos de la Comisión Europea, ese órgano al que nadie entre nosotros elegimos directamente, que está impuesto a dedo por parte de los burócratas de Bruselas, y ante cuyos abusos, cada vez que protestamos, nuestros políticos se lavan las manos diciendo "lo siento, no ha sido idea nuestra, es que Europa nos lo ha impuesto"... Disminución de la soberanía nacional de todos los países en pro de un poder centralizado, que toma decisiones que afectan a millones de personas, sin que éstas las hayan votado. Y cuando votan "NO" como con el último referéndum de Irlanda al Tratado de Lisboa - abusivo texto que denota la mentalidad totalitaria de los que nos gobiernan - se inventan trucos sobre la marcha para "acabar de convencer" a esos irlandeses impertinentes de su tremendo "error" al no dar legitimidad democrática a una imposición retrógrada. Mientras, el resto de países ha elegido curarse en salud y pasar la aprobación de dicho Tratado solamente por el Congreso, donde todos ya sabemos a estas alturas que sólo moran políticos democráticos, no expuestos a la corrupción ni al tráfico de intereses, y que sacrificarían con gusto su sillón y su desorbitado sueldo pagado con fondos públicos con tal de defender "a los trabajadores"...

Por lo tanto, my point es que seguimos en una era nazi, sólo que ahora disfrazada cuidadosamente de democracia bajo la influencia de las premisas marketinianas norteamericanas - pueblo de invasores, propagandistas y explotadores donde los haya - instauradas en Europa tras la II GM. Y aún pensamos que estamos en democracia sólo porque se nos permite consumir iPods, y iPhones y pagar religiosamente nuestros impuestos para que luego tengamos que aflojar los euros en las autopistas de pago de este país, que se supone tendrían que ser gratuitas...

No sé si alguien más se dará cuenta, pero la cuerda se está cerrando cada vez alrededor de nuestro cuello, mientras la maquinaria de la propaganda nos dice que mientras no protestemos estaremos haciéndolo todo bien, hasta que sea demasiado tarde. ¿La Historia se repite? En mi opinión, la Historia sólo cambia de apariencia:

- ahora tenemos al sonriente sinvergüenza de Sarkozy que ha dinamitado en menos de un año el sistema social más avanzado del mundo mientras corre una cortina de humo exhibiendo el glamour de su esposa de conveniencia Carla Bruni
- al neo-liberal Zapatero, que se lava las manos constantemente diciendo que todo viene impuesto desde "Europa" (y antes que él, Aznar y otros)
- al seductor Tony Blair, que participó en la escenificación de una guerra innecesaria en Irak a cambio de contratos multimillonarios de reconstrucción para las empresas del Reino, todo ello auspiciado por la Reina, que aunque se diga que ni corta ni deshace, es la mismísima encarnación de todo lo malo del "gobierno mundial en la oscuridad" que tira de las cuerdas de los gobiernos títeres
- al infame George Bush apoyado por los sionistas, y la mejor representación de cómo dinamitar una democracia sólo aparente mediante la manipulación del resultado de unas elecciones

Incluso vamos a tener derecho a nuestros propios JJOO "nazis" al estilo de los de 1936 en Alemania, sólo que ahora son "comunistas": dentro de pocos días asistiremos a la infame puesta en escena internacional por parte de un gobierno asesino como es el chino. Distinta apariencia, mismo fondo. Y mientras tanto, el resto de naciones asistiendo impasiblemente (sus gobiernos, aunque algunos ciudadanos estén protestando, pero a esos ni se les escucha) al atropello de los derechos humanos, porque aquí lo que menos importa es eso, sino el consumo generado por el mercado de mil millones de chinos.

La única verdad es que el mismo sistema ha prevalecido durante siglos: la oligarquía de los hombres de "oro", que viven de y explotan a los de "bronce" mediante los administradores de la categoría de "plata". Platón dixit y estamos avisados.

3 comentarios:

Cebolla dijo...

Redecoraste. Queda muy bien.

Con respecto a lo del totalitarismo con maquillaje democrático, estoy totalmente de acuerdo. Creo que era una de las leyes de Murphy la que dice que en las democracias occidentales se goza de libertad a condición de no usarla.

porfineslunes dijo...

Gracias por lo de la redecoración, en efecto, vida nueva, cara nueva.

Menuda frase la de Murphy, cuánta razón tenía este hombre.

Anónimo dijo...

son lobos pero con piel de cordero , como decia mi abuelo los mismos perros ,pero con distinto collar