miércoles, marzo 11, 2009

Autobuses ¿baratos? de Stansted a Londres

Cuando hablamos del concepto "bajo precio" depende a qué lo aplicamos. Si es a nuestro confort y tiempo, entonces definitivamente estamos en la era "low cost". Nuestras piernas acalambradas son "low cost", nuestro tiempo es "low cost", nuestro cansancio es "low cost". Si lo tenemos a aplicar a la relacion calidad-precio de los servicios prestados, esta época "low cost" en la que vivimos pasa entonces a tomar otro nombre, y es el de "estafa".

Cuando estuve en Londres la semana pasada, para unas bien merecidas vacaciones, no pensé en ningún momento que el trayecto de ida a Londres desde el aeropuerto de Stansted (que está en un sitio cuya traducción a la lengua de Quevedo es "a tomar por culo de la capital inglesa") fuese a convertirse en un calvario, sobre todo pensando en que nuestra llegada se situaba alrededor de las 22 horas de un Viernes, con lo cual se entiende el apremio...

Craso error sobre todo, fue el comprar los billetes para un supuesto autobús de Easyjet dentro del avión y no directamente en la web de Easyjet, donde anuncian su propio minibús, todo naranja y chulo él. Pues no, no fue posible. El sistema de pagos inglés online no aceptó nuestra tarjeta de débito de provincias ibéricas, probablemente por falta de clase y escasas referencias, y practicó con nosotros la xenofobia británica más descarada 2 veces seguidas esa misma tarde, y en medio de las prisas por acabar de empaquetarlo todo en nuestras maletas. Como no nos fue posible reservar online con la "garantía" de Easyjet, tuvimos que comprar los billetes del bus directamente en el avión, esperando - pobres ignorantes nosotros - obtener el mismo servicio. Pero no: hete aquí que Easyjet juega al escondite con los usuarios y prefiere reservarles sorpresitas varias, sobre todo, cuando se trata de un Viernes por la noche. Resulta que pagamos un precio que, a priori, era más bajo que el anunciado en la web. Algo nos olió raro pero atribuimos tal evento a nuestra proverbial suerte ibérica del listillo que consigue chollos tipo pesetas a 4 duros, o duros a 6 pesetas, o como fuese que fuere ese dicho famoso... (no os atreváis a corregirme: ya sé cuál es la expresión correcta).

Pero no: nada ocurre por casualidad en el capitalismo. Y además la vida pasa factura, amigos, y si te entretienes más de la cuenta en el shop de la salida del aeropuerto, comprando barritas de chocolate, jabón para las manos, toallitas desinfectantes (ya desconfiábamos del país y de sus guarros habitantes, por lo visto, ... y con razón según se ha visto posteriormente...), revistillas varias que no íbamos a leer de todos modos y todas esas zarandajas y además preguntando a ver si tenían cerveza, pues pasa lo que pasa: que el destino te la juega. Si no hubiéramos hecho todo eso, no nos hubiéramos quedado a ¡1 persona! de poder embarcar en el autobús que salía más pronto, tras haber aguantado una cola de ¡1 hora! Sí: resulta que todos los pobres del mundo desembarcan al mismo tiempo en Londres, y ahí estábamos, todos los "low costeros" que habíamos hecho el negocio de nuestras vidas con el "chollo" (es un decir, porque tardas más en ir y venir de los aeropuertos que en el vuelo itself) de los vuelos de Easyjet, pelados de frío y esperando de pie como el ganado en la cola del autobús que nos habían prometido en medio de la noche londinense, a unos 4 gradejos más o menos. ¡Si es que para listos: Easyjet!

Resulta que no nos habían vendido billetes para el minibús tan mono de color naranja de Easyjet, reservado por lo visto a la aristocracia, sino para un inmundo autobús tercermundista de unos piratas italianos que tardaban un mundo en mirar el billete de cada uno y en dejarnos pasar al bus. Concretamente tardaban media hora por cada autobús, así que eso, unido a la hora larga de espera anterior, hace la bonita cifra de... ¡1 hora y media! Cuando entramos en el autobús a las 11 y media de la noche, ya ni nos acordábamos de nuestras chocolatinas, como no fuese para maldecirlas: nos habíamos quedado media hora más esperando porque justo cerraron el embarque al bus anterior delante de nosotros. El cruel destino del desharapado. Y cuando vimos que llegamos al centro de Londres a la 1 de la madrugada - que no al hotel - se nos cayó el alma a los pies. Recurrimos a un taxi, decididos a aparcar por un momento el espíritu "low cost" y a llegar a nuestra cama de hotel antes de que amaneciera. Total: de puerta a puerta el tiempo de trayecto fue de unas increíbles 8 horas, 9 si contamos con el desfase horario inglés... Más "low cost", imposible.

Lo de la mafia italiana que controlaba aquellos autobuses era digno de mención: todos chapurreando malamente el inglés, gritándose unos a otros, mirándonos con cara de mafiosos tratantes de ganado, empujándonos para hacer paso en el andén, comportándose como en la madre patria Sicilia. Olía a la legua a timo, y todos los que estábamos atrapados en la cola nos dábamos cuenta de que éramos los pardillos de Easyjet. Nunca en mi vida tuve más conciencia de ganado que en aquella cola, en medio de la intemperie, comiendo chocolatinas por el hambre y siendo empujada y estrujada por unos sicilianos feos y mal lavados... Pero, por vergüenza, callábamos todos y hacíamos como que aquello entraba de una manera más o menos normal en la vida del turista. Low-cost. Y pardillo. Si es que al final lo barato sale caro, nunca más cierto en toda mi vida.

El nombre de la empresa: TERRAVISION. TERRAVISION.TERRAVISION.

¡NUNCA MAIS! Pásalo.

PD: últimamente me están saliendo muchos posts sobre "caraduras", el mundo está lleno...

4 comentarios:

Nunki dijo...

con las ofertas tan variadas que hay en la web

http://img18.imageshack.us/my.php?image=londresbarato.jpg

te han estafado jiji

admin dijo...

si, qué gracia... aunque esas ofertas que anuncian de 20 euros NUNCA existen... deberías saberlo.

ANA dijo...

Dios, mi futuro pinta negro viendo esta reseña... ¿Y cómo llego a la civilización?

Al dijo...

Muy útil tu información! tengo en la pestaña de al lado de mi Firefox una preselección con easyjet...

me voy a dar una vuelta por los que van a gatwick...

gracias:)