martes, marzo 10, 2009

¿Para qué sirven las mujeres?

Al menos las que trabajan en los centros de ayuda de las teleoperadoras: para NADA. No entiendo para qué cogen a mujeres a las que se nota a la legua que no entienen nada de tecnología, que NO LES GUSTA la tencología y que lo que menos ganas tienen es de ser serviciales o interesadas por resolver algún que otro "misterio" tecnológico de los que se suelen presentar de vez en cuando, en definitiva: de tener espíritu de AYUDAR al prójimo. Las mujeres y la tecnología no se llevan bien, sencillamente. No entienden ni papa, les resultan aburridos todos esos tecnicismos, no es lo suyo. Y es que tratar de averiguar cómo funciona un módem y por qué falla no es lo mismo que desentrañar los misterios de cómo freír un huevo.

Además, está un problema añadido que lo tengo que decir alto y claro: a las mujeres en esta vida (a la inmensísima mayoría y que me perdonen las excepciones, como siempre) no les gusta ayudar, ofrecer sus conocimientos de manera más o menos altruista o con alegría. Habréis observado, como yo, que a la mayoría primero lo que le gusta es juzgar, luego entornar los ojos, para en último lugar negar de todos modos esa información que espera el solicitante de manera ridículamente altiva y asquerosa. Más indignante es cuando, a veces, se comprueba a posteriori que tampoco es que tuvieran esa información en su poder... era sólo una manera más de ponerse un pie por encima del de enfrente (de LA de enfrente, en la mayoría de los casos, las mujeres suelen ser muuuucho más asquerosas entre ellas mismas que cuando tienen a un "paco" delante, tenga la edad que tenga).

Y lo digo porque acabo de llamar DOS veces al centro de atención al cliente de Jazztel, para instalar un módem algo difícil y complicado en mi nuevo flamante ultraportátil ligero (es un decir, aún así pesa 1.9 kgs pero es de los más ligeritos) de 13,3", que me proporcionará la posibilidad tan anhelada de poder escribir mis cosas en casi cualquier parte. Ya desconfiaba desde que sentí el resoplar de la voz de una fémina (argentina, para más señas, aunque en esto juro que no hay diferencias entre naciones, desgraciadamente), que tras NO escuchar lo que le dije (que tenía que instalar un NUEVO ordenador en mi casa, pero que ya tenía otros dos instalados, cosa de ser yo muy eficiente y ponerla en antecedentes para facilitarle el trabajo) me ESPETA (pocas veces esta palabra ha tenido un mayor significado) en un tono de lo más desabrido, prepotente e histérico que "si ya tengo los ordenadores instalados, ¿¿¿para qué me llama???), a lo cual, yo con toda la sangre fría de que fui capaz, le DIJE (que no espeté) que se pusiera POR FAVOR borde conmigo y le colgué directamente. Con estas tipejas no hay que perder el tiempo, esto es lo que hay y una tiene que saber escoger sus batallas.

Vuelvo a llamar, con la vana esperanza de que esta vez haya un pedazo de hombre esperándome al otro lado de la línea, con su mente varonil ciertamente más preparada para la tecnología que la de nuestra amiga de antes, pero ¡oh! desilusión: me vuelve a atender una (¿colmbiana? ?mejicana? vaya Ud a saber) mujer con voz de pocos amigos. También se produce un silencio larguíiiiisimo antes de que su cerebro de garbanzo acabe de procesar la información que le doy a esta sujeta. ¿Esperaba yo quizás a que me ESPETARA otra negligencia de las suyas como la otra fémina? Afortunadamente, esto no pasó. Pero tampoco había mucha esperanza. Esta mujer me trataba con la urgencia y sequedad con que una madre trata a su bebé cagón, al que hay que limitarse a realizarle las operaciones mecánicas y bien conocidas que se suelen siempre realizar a estos ingratos, es decir: darles de comer, cambiarles los pañales, limpiarles la caca, meterles el chupete. ¡Listo! ¿Para qué queremos más?

Pero ¡ay,amiga!. Resulta que si yo llamo a un centro (se supone) de ayuda, es para eso mismo y no para que me anden con gilipolleces que podría yo misma hacer en mi casa y ahorrándome la llamada. Pero la tía no se entera de mis sentimientos y necesidades; los ignora, como lo haría con la pataleta de un bebé: "levanta la pierna, abre la boca, para de llorar". Y punto. También me despacha nerviosamente con las mismas 4 cosas de siempre, que demuestran 2 cosas a su vez: que no sabe demasiado, que escuchó hablar de un ordenador hace 4 días escasos, que tiene 4 nenes cagones en casa a los que hay que dar de comer, que su mente está a otra cosa mariposa y que no tiene ni idea de lo que la mandan hacer, lo cual al final es una gran y asquerosa misma cosa. Pero así andan las cosas... (cuántas cosas)

Para terminar, y ante la imposibilidad de configurarme el módem ese raro que me ha sido dado en tener, me manda muy presta y con infinita indiferencia e irritación en su voz a "tomar por culo" en una página de ayuda en Internet, reprochándome nerviosamente cuando no acierto a poner en la barra de direcciones su escasa y patéticamente mascullada dirección url. ¡Manda cojones! La tía tiene algodones en la boca, y encima la toma conmigo. ¿Lo habría hecho de haber sido yo hombre? Lo dudo, lo dudo y lo dudo. Me ha sido dado en ver la enorme diferencia con que la misma mujer, en el mismo lapso de tiempo, atiende a un hombre o a otra "congénera" suya y no hay color...

Bueno, pues para acabar: que me mandó a la mierda, oiga, con unos nervios y un noséqué que no te aguanto, que a una la hacen sentir culpable por haber "molestado" a esta (mala) mujer. Señores de Jazztel y de las teleoperadoras en general: NO CONTRATEN A MUJERES PARA EL ÁREA TECNOLÓGICA. Contrátelas para al contabilidad, para dar de alta a usuarios con esa voz melosa que ponen las muy z.... pero NO para el área de ayuda tecnológica. NO TIENEN NI PUTA IDEA, ni tampoco les interesa lo más mínimo. Sencillamente no tienen inclinación hacia la tencología, no les da la cabeza para más, no sienten ninguna urgencia por poder solucionarle la papeleta a alguien y dejan demasiado claro que para ellas el mero hecho de levantar el auricular ya es un trabajo, y que su labor ahí se acaba. Y sin una pizca de rubor.

Y que conste que soy mujer. Por eso las conozco tan bien a las muy ...

7 comentarios:

anllogui dijo...

Madre mía como están los ánimos esta mañana! Lo de cabra es una frase echa y no la he escrito con intención de insultar.

Y veo bien que sea políticamente incorrecto el post. Soy de esa corriente cada vez más creciente que lo ve bien (igual es una moda).

Pero bueno, sigue así que por cosas como esta tengo tu feed en el reader.

admin dijo...

bueno, hay que tener cuidado con las expresiones para que expresen lo más fielmente posible lo que sentimos y no den lugar a equívocos... ¿no?

Joaki dijo...

PLAS!PLAS! PLAS! (Aplausos) Felicidades! Con total y absoluta sinceridad... sencillamente genial! Pocas veces tiene uno la grata sensación de leer en otra persona lo que piensa. Has plasmado totalmente mi pensamiento. Sin complejos.
Yo trabajo como Informático en una Consultora, y te puedo certificar que el interés por la técnología del 90% (hay excepciones) de las mujeres es... su trabajo! o sea, que porque las pagan y punto. No hay más! No tienen ningún tipo de motivación. Como tu bien comentas... tienen la cabeza en otro sitio.

Anónimo dijo...

pero no quedamos en que eras mujer???

admin dijo...

y lo soy, coño... lee de nuevo la última frase del post que parece que nadie se lee...

Anónimo dijo...

AHHH GRACIAS A DIOS QUE BUENO QUE LO ESCRIBISTE; DEJAME DECIRTE QUE SI NO SIRVEN NI PARA SECRETARIAS, NI PARA TELEOPERADORAS NI PARA RECEPCIONISTAS NI PARA RECLUTADORAS DE RECURSOS HUMANOS EL 70% DE ELLAS LO QUE ES UNA GRAN MAYORIA YA QUE EL 70% DEL TIEMPO ESTAN "DE HUMOR" Y SOLO LO MAS PRODUCTIVO QUE HACEN ES ANDAR DE "BRUJITAS" RESENTIDAS CON LA VIDA. REPITO QUE CURIOSA Y PARADOJICAMENTE NO SIRVEN PARA LOS TRABAJOS QUE TRADICIONALMENTE HAN VENIDO DESEMPEÑANDO EN EL ULTIMO SIGLO.

Makalaurë dijo...

las mujeres sirven para lo que se las educa. Ni más ni menos. Educa a una niña a hacer trabajos de "hombres" y los hará, educa una niña para que sea madre, y lo único que querrá cuando sea adulta es tener hijos.
Y si tienen la cabeza en otro sitio será porque en realidad hacen jornada doble de trabajo, porque cuando llegan a casa no pueden tumbarse a ver la tele.
Os recuerdo a todos que nacemos con sexo y NO con género, los roles sexuales no son biológicos. Si las mujeres no saben de tecnologia es porque nadie les ha enseñado y nadie las ha motivado a aprender.
Saludos.