martes, octubre 09, 2007

Fernando Alonso: acoso moral público y en la cara de todo el mundo

Lo que le está pasando al (pobre) Fernando Alonso no deja de recordarme mi propia historia, por eso me hago eco en el blog de sus miserias con McLaren, de sobra conocidas por otro lado.

Y es que me da pena el pobre hombre: verle tan aislado, tan maltratado y tan solo, y al mismo tiempo teniendo que trabajar para el enemigo. Y a pesar de eso, aguantando y ganando puntos, aunque del desgaste que esto le estará creando que tenga claro que le quedarán secuelas de por vida.

Si me pongo a analizar el maltrato que recibe de su propio equipo resulta que cumple punto por punto con mi propia y desgraciada experiencia, así como con la de otros millones de personas, víctimas todas en alguna que otra ocasión de esta plaga.

Tal como lo denunciaba Alonso mismo este fin de semana (cuando después del probable sabotaje en la presión de sus ruedas, las trampas que le hace su equipo son ya demasiado evidentes):
"El trato que recibo no se lo merece ni un bicampeón ni una persona normal" (Via)

Y me llama enormemente la atención el hecho de que todavía nadie haya llamado a lo que está pasando por su nombre: acoso moral. Que sea en la vida diaria de cualquier trabajador o de un campeón de la F1, el caso es el mismo.

Según todo los libros que hablan de acoso moral hay unos cuantos rasgos característicos del comportamiento del entorno acosador que hay que notar, lo cual aplicado a Alonso da como resultado lo siguiente:

  • su jefe le deja de hablar a media temporada (via), mientras disimula de mala manera delante de las cámaras y el público, con falsas sonrisas y gestos de compromiso
  • su jefe le dificulta sus relaciones con el resto del equipo y sabotea cualquier intento de Alonso de ponerse de su parte a los mecánicos (le prohibieron recompensar a sus mecánicos por cada carrera ganada, como así hacía en Renault)
  • su equipo, manipulado claramente por el jefe, deja de hablarle progresivamente y le someten a un aislamiento continuo, hasta el punto de hacerle sentirse un extraño en su propia casa
  • el jefe no le habla, pero sí se aprovecha de todos sus conocimientos técnicos en provecho propio. Alonso se da cuenta de que probablemente sólo le han querido para aprovecharse de sus conocimientos para mejorar el coche para Hamilton, por lo que intenta defender su saber hacer, su ventaja competitiva negando los resultados de sus pruebas a su "compañero" de equipo. Ron Dennis, el jefe, interviene negándoselo y ordenándole que le proporcione esos datos (la telemetría) a su protegido Hamilton.
  • se inicia una campaña de intoxicación informativa en los medios (sobre todo ingleses y alemanes), contando historias sesgadas y partidistas, y atacando a Alonso para desestabilizarle psicológicamente
  • finalmente, el jefe recurre al sabotaje indisimulado a su trabajo, como tantas veces se ha podido comprobar, pero especialmente este último fin de semana, con unas presiones de neumático alteradas
  • y para rematar, el jefe emplea todas sus energías en contra del empleado acosado, está literalmente obsesionado con él. Ron Dennis, el "super-jefe" impresentable de Alonso, termina por confesar (via) sin rubores que en esta última carrera que en realidad él estaba ayudando a su Hamilton querido a batir no ya a Ferrari, sino a su propio compañero de equipo...

No es que yo quiera compararme con Alonso, pero si esto le pasa a un campeón de la Fórmula Uno, de esta manera tan pública y desvergonzada, delante de toda la opinión mundial y nadie hace nada... entonces qué se puede esperar en nuestro caso, los meros mortales.

Leer más: Alonso estalla y desvela toda la tensión vivida en McLaren
.

5 comentarios:

Telémaco dijo...

¡Semos así!.

Y seguro que un alto porcentaje de "público" piensa que "algo habrá hecho" que esto se lo tiene merecido por ser tan "poco simpático".

Después se anda diciendo que lo importante es el talento, pero en este mundo sólo triunfan los que caen bien, el único talento realmente importante es tener "habilidades sociales".

porfineslunes dijo...

Entendiendo por supuesto, como "habilidad social" básica la de ser capaz de mentir sin sonrojarse, estafar sin contemplaciones y vender hasta a su madre si hace falta por una parcelita más de poder... Qué mundo más hipócrita.

Aunque creo que, en el caso de Alonso, ya casi nadie en España piensa que es que "se lo merece" sino que está clarísima la política de favoritismo hacia el niñato prepotente de Hamilton sencillamente porque es más guapo y más "manejable". Sobre todo, eso último.

Pelusocharro dijo...

El "Guarrintón" este me cae fatal... y no te digo na el "papi", seguro que paseaba las notas de EGB del pupilo por todo el vecindario je je je... (quiero un episodio de Muchachada Nui con Hamilton y su padre) La verdad es que el que peor me cae es el Ron Brugal, digo, Denis... se le ve un "coco" pero sin "inteligencia emocional" (je je je, Daniel Goleman y sus chorradas) Cuando todo acabe imagino que Alonso hablará largo y tendido y veremos que hace el Guarrinton cuando no tenga a nadie que le pase las "chuletas" de la telemetría del coche... yo si fuera Alonso lo sacaba de la pista en Brasil y ni pa ti ni pa mi ni para Mercedes... je je, bueno mejor no lo planteamos... por cierto, el año que estuvo Alonso en Renault las ventas de esta marca bajaron... ¿Porfineslunes, sabes como va este año Mercedes?... pues te lo digo yo: Lider en el segmento premium: BMW, ole, ole y ole... Porfineslunes, espero que no vuelvas a vivir una situación de acoso como la que comentas...

porfineslunes dijo...

Yo también lo espero, peluso,..., yo también lo espero... (y se me han saltado las lágrimas pensando en eso)

Erkemao dijo...

jue, ahora que lo dices, es acoso laboral en toda regla.