viernes, agosto 22, 2008

Sexo en la oficina: comprar favores laborales

A cuenta de un comentario de mi querido colega bloggero cebolla - transgresor él como nadie, como corresponde a un buen Escorpio - donde sugería veladamente que las mujeres para ascender mejor harían en realizar la acción contraria a vestirse, me ha surgido la curiosidad de comprobar si entre mis lectores los/las hay que han tenido la fortuna (o la desgracia, dependiendo de cómo acabara el tema) de ser solicitados para prestar favores laborales a cambio de poder acariciar teta o culito, del sexo que sea.

Sea como fuere que estamos en verano, que voy casi todos los días a la playa, que ahí hay más carne descubierta que en las pelis pornos de madrugada en el antiguo Canal + con rayitas de codificado, que hay calores, que hace un ratito que ya no estoy en el último campo de concentración que me tocó, el tema "sexo" aparece con más frecuencia entre las preferencias de conversación y/o temática últimamente... y que no por ser éste un blog "respetable" sobre el ambiente laboral hay que olvidar de dónde venimos todos (a dónde vamos, ya es otra historia...).

Pues eso: como a mí personalmente para ascender no me han pedido este tipo de favores, pero sí por pura afinidad físico-carnal, quizás algunas veces incluso emocional, me interesa saber si a alguno de mis contertulios esta oportunidad se les ha presentado, y cómo hicieron uso de ella, si es que lo hicieron. Sobre todo, ¿cuáles fueron las consecuencias? si las hubo.

Y no me sean tímidos, que hay que aprovechar el verano para tratar este tipo de temas, que luego con el frío la verdad es que como que se presta menos a ello, y seguro que entre la variedad de lectores de este blog alguno habrá que haya disfrutado de semejante honor...

7 comentarios:

Galufante dijo...

Chico, debe ser por ausencia completa de sex-appeal o fealdad innata, el caso es que nunca me comí un colín ni me lo comieron corporativamente hablando...así que nada puedo contar...

Pelusocharro dijo...

Bueno, pues a mi no me ha ocurrido esto nunca o por lo menos las que me tiraron los "trastos" no tenían "poder de decisión" para mejorar mi carrera... pero no hay duda de que las personas con mejor posición (que no puesto -hay una sútil diferencia) en cualquier empresa han llamado "dos veces" (tipo cartero) a varias (si, varias) puertas/despachos... y cuanto más "cutre" sea el sector al que pertenece la empresa, más posibilidades, estoy seguro... Cada uno utiliza las armas de las que dispone... la pregunta es, ¿si YO tuvieran un buen packaging utilizaría este recurso "ascendente"?... no dudo en contestar rápido porque tengo unos valores y unos principios... la respuesta es rotundamente: SI !!!!!

porfineslunes dijo...

Uy, uy, uy... veo bastante timidez en mis lectores, que no comentan mucho...

Vaya, galufante y peluso, debe de ser que el sexo en la oficina sólo unos pocos lo pueden contar cuando de ascender se trata... y esos no escriben blogs.

Galufante dijo...

tú lo has dicho, esos que se ganan los ascensos a base de esos sanos ejercicios de gimnasia oral y ventral no escriben en blogs...quizás, ni siquiera escriban...

Cebolla dijo...

Vaya... ya va una semana y ningún ni ninguna valiente que cuente cómo tuvo que entregar para estar un poquito más arriba en la cadena alimenticia de su empresa.

porfineslunes dijo...

sí, cebolla... tengo lectores algo tímidos en este sentido, o ejemplares en su comportamiento!!! en cuyo caso, felicidades.

Cebolla dijo...

Ejemplar en el comportamiento como la recepcionista quien me comentó una vez que nunca pudo ejercer como periodista deportiva porque se negaba a acostarse con tipos para hacerse de un lugarcito en un ámbito dominado por varones.

En fin, que para ascender a veces hay que ponerse de rodillas, y no precisamente para rezar.