miércoles, enero 31, 2007

¡Qué afortunado soy...

... por haber elegido una profesión "de despacho"! Que ¿por qué digo esto? Es lo que afirma la página de ayuda de Blogger, el sistema de publicación de este blog, que, como todo el mundo sabe, pertenece a Google. En un surrealista post titulado "Cómo evitar que le despidan por culpa de su blog", aparece la siguiente frase, a modo de tranquilizante para aquéllos que quieran o necesiten tomarse un descansito en el trabajo de vez en cuando:

"Según nuestra información, incluso existen estadísticas que demuestran que dos horas de trabajo al día son suficientes para garantizar el buen funcionamiento de la economía mundial."

Wow! Esto sí que es una buena noticia. ¿Y en Google saben esto? Dicen que tienen "estadísticas", Yo quiero esas estadísticas... Estarían en la fotocopiadora del trabajo a la mañana siguiente, en modo buffet libre. ¿Qué opinarán sus directivos? Por otro lado, estoy seguro de que un panadero, o un fontanero, o cualquier otra profesión de verdad esencial, no podrá aspirar a dedicarse solamente 2 horas al día a su trabajo, como no sea a costa de tener una marabunta de clientes descontentos haciendo cola delante de su establecimiento. No ocurre lo mismo en el caso de las grandes compañías, que pueden olvidarse tranquilamente de sus clientes, porque total, "¡no van a venir todos a poner la pancarta de protesta delante de la puerta de entrada de la empresa!" (citando a una de las luminarias de mi empresa)... Por eso digo: ¡qué afortunado soy por tener una profesión de despacho... tan inútil que, con sólo dos horas, ya estaría el mundo arreglado!
A todo esto, cuando alguien vuelva a poner mala cara porque me voy a las 20:30h en lugar de a las 21h, porque eso significa que "trabajo poco", le haré una fotocopia de esta magnífica frase, recordándole, además, que en el caso de la gente se queda por costumbre hasta las tantasmil en la oficina (sobrepasada la hora prudencial de hacer horas extras, se entiende), es porque a) no se organizan bien o b) porque son unos pelotas de cuidado... o incluso c) no tienen vida propia. (Yo diría que, en un 80% de los casos, concurren estas tres circunstancias, para aquellos exagerados a los que los guardias de seguridad los pillan a las 23h delante de sus ordenadores y no tienen la palabra "aspirante a CEO" delante de su nombre en su tarjeta de visita).

2 comentarios:

Telémaco dijo...

Pues está claro que suena a coña, pero... personalmente y después de mucho pensarlo y observar durante muchos años lo que pasa en las empresas ... estoy seguro que es absolutamente cierto.

Telémaco dijo...

Se me olvidaba matizar que me refiero a la estadística y no a que sea posible que todo el mundo reduzca su trabajo a 2 horas diarias. Eso no es así porque el ocio está mal repartido.

Los avances tecnológicos han hecho que progresivamente se pueda hacer lo mismo en menos tiempo pero el tiempo de ocio que esto iba generando no se repartía entre los que realizaban el trabajo antes del avance correspondiente, el ocio generado no se ha repartido para nada de forma uniforme, se lo han ido quedando unos pocos. Esos que tu llamas "de despacho".