lunes, abril 09, 2007

¿Mentir para conseguir un trabajo?

Supongamos que estás sin empleo... o en un empleo que odias con todas tus fuerzas, donde el jefe te hace la vida imposible, y donde no ves la hora de salir y olvidarte (si es que puedes) de todo. Tienes cierta experiencia laboral, incluso te consideras un profesional competente (ahí está el fallo, muchas veces... bajando la cabeza te iría mejor, seguramente, pero no es lo tuyo). En tu cabeza surge la idea, que martillea cada vez con más fuerza, de que dejes ya de una vez tu desgraciada situación atrás, que empieces de nuevo en un nuevo sitio, con nuevos compañeros y jefes, donde el levantarse por la mañana tenga algún sentido...

Pero hete aquí que por H o por B tu CV no pasa las cribas de otras empresas. Mandas curriculums (o curricula...) y más curriculums, estás pendiente del Infojobs y del Infoloquesea, pero las ofertas no llegan, o no llegan las que tú quisieras. Y es que debes de estar haciendo probablemente tu búsqueda al revés de cómo deberías:

Ilustración: El Blog Salmón

Ocurre que en unas empresas el nivel de responsabilidad del puesto está muy por debajo del que tenías antes, en otras el salario no compensa, por último algunos de tus potenciales futuros jefes te dan miedo ya incluso antes de empezar a trabajar para ellos... entonces ¿cómo será después, cuando la fase de "seducción" se haya acabado? Temblando te quedas.

Y hete aquí que lo que se aventuraba como una opción lógica y medianamente fácil, no lo es en absoluto. Te apetece cambiar, irte, olvidarte, pero los puestos que quieres no te los dan por un montón de razones, todas excepcionalmente válidas:

- porque no conoces a nadie dentro de la empresa
- porque no te estás acostando con nadie dentro la empresa
- porque tu papá no es nadie de la empresa (¡ay!)
- porque no has ido a la mega escuela de negocios chupiguay del paraguay, donde hayas podido hacer esos amigos tan necesarios ahora...

¿Y qué es lo que te queda? Muchos dicen que no, que no mientas, que eso ya no se lleva, que te pueden pillar y mil cosas más. Ya, te pueden pillar, pero eso sólo si consigues antes que te contraten... para lo cual, se te ocurre que mentir no puede ser tan malo. Al fin y al cabo, las empresas mismas mienten y todos los días, eso está ya más que aceptado: que si menos días de vacaciones que las que te habían prometido, que si de formación naranjas de la China, que si el transporte te lo pagas tú que te traigas la comida en un tupper que es más sano porque no hay tickets restaurante, que si donde dije digo digo diego, que si esto, que si lo otro... Y luego no digamos cómo siguen mintiendo: en los aumentos de sueldo, en el reconocimiento de los méritos (tus méritos, que otro se llevó delante de tus narices en esa mega reunión donde importaba tanto marcar puntos), en la parte de variable de tu cifra global de sueldo, en el sistema de reconocimiento de méritos, etc, etc...

Con lo cual se apodera de tí una idea, una necesidad: ¡les voy a pagar con la misma moneda! Dicho y hecho: decides pasar a la acción, pero antes te preparas. Para ello, amigo valiente, estos consejos:

Cómo conseguir un empleo para el que realmente no estás cualificado

1. Prepara bien tu entrevista. Ir bien preparado es más importante que tus conocimientos o experiencia.

2. Adapta tu CV. Piensa en la manera en la que puedes utilizar partes de tu experiencia para adecuarlas al trabajo. Piensa creativamente.

3. Consigue la entrevista en sí. Sigue todos los buenos pasos de una buena entrevista para no dejar resquicio a dudas o "peros" por parte de tu entrevistador. Cuantas menos preguntas trampa le des oportunidad de hacerte, antes saldrás airoso.

4. Ten confianza en tí mismo. Sé proactivo, positivo, dinámico. Convencerás antes a tu interlocutor de tus cualidades profesionales globales, sin pararse a pensar tanto en los detalles.

5. Trata de caerle bien al entrevistador. Se suele contratar antes a gente que nos cae bien que a la que tiene más conocimientos objetivos.

6. Sé abierto a posibilidades de formación adicionales que puedan completar tus conocimientos relativos al puesto. Véndelo como una cualidad tuya en lugar de un hándicap.

¿Es lo anterior mentir? No, todavía no. Es "embellecer" el curriculum. Pero ahora surge la pregunta: ¿y si fueras más lejos? Mentir, por ejemplo, sobre los puestos que has desempeñado (suponiendo, claro, que al menos tengas una más que ligera idea de en qué consistían), ¿lo harías? ¿Y sobre el lugar de tu formación? ¿Te arriesgarías hasta el punto de poner una Universidad donde no estudiaste pero que es una de postín? Casos no han faltado últimamente de CV falseados de responsables importantes de instituciones como la mismísima ONU. Sobre la empresa ya es un poco más difícil, porque eso cantaría demasiado.

Pero... mentir sobre un puesto es lo que hace la gente continuamente... ¿o no? Basta echar un vistazo a redes sociales como Xing, y puedo ver unos cuantos perfiles de gente que ha hecho Universidades importantes pero que picaron Excel como el más mindundi de los curritos y luego ponen eso de "responsable de cuentas y de un equipo de X personas"... Sin cortarse un pelo. Sin entrar a considerar si está bien o mal (mentir sobre eso les sirvió para conseguir trabajo en otras empresas en otros países), la realidad es que se hace. Como saltarse los límites de velocidad: nadie va rápido, pero luego llegan unos papelotes a casa...

Todo esto se complementa fenomenalmente con el hecho de que la mayor parte de los consultores de RRHH e incluso responsables de RRHH en empresas (ya, ya sé que aquí habrá alguien que dirá que no, que no todos son así; por supuesto, estoy hablando de mayorías) no tienen mucha idea (por no decir algunas veces que no tienen ni p* idea de lo que están preguntando), así que con que les vendas la moto, hecho.

Y, ¿qué pasa si consigues el trabajo? ¿Y si llegas y no sabes de qué va el tema que te van a encargar? No te preocupes: a menos que se te pida ser un científico nuclear o trabajar en algo terriblemente específico, tus carencias podrán pasar más o menos bien los primeros días, e incluso las primeras semanas, bajo la excusa de que estás desorientado y necesitas adaptarte. Date cuenta de que en las empresas los listillos de nueva incorporación no suelen caer bien, así que cuanto más pidas la ayuda de otros para que te enseñen, mejor será para tu imagen social.

Aprovecha para informarte sobre aquello en lo que vas a trabajar a través de amigos, conocidos, cursos por internet, leyendo, etc... Cuando llegues a la empresa, el propio día a día hará el resto. Conozco a gente (mucha) que incluso después de años en su puesto no se enteran de la mitad de las cosas que se les piden. Y de todas maneras, lo que te pidan hacer en una empresa, a nivel general, será siempre inferior a tu formación o a lo que pone sobre el papel. Salvo que seas una auténtica calamidad y tengas nula capacidad de aprendizaje, el gran terremoto no debería pasar.

Y ¿por qué me estoy preguntando todas estas cosas y escribo este post? Pues porque un amigo me lo preguntó un día y yo le respondí con indignación que yo no haría nunca eso, que mentir está muy mal y que más tarde o más temprano te acabarán cogiendo. Después de surgir el tema más veces en la conversación empecé a pensar que en realidad, y dependiendo del área de trabajo donde estés, más o menos cualificaciones a priori no incidían fundamentalmente en el desempeño posterior del trabajo. Lo que cuenta es tener inteligencia y capacidad de aprendizaje. Y capacidad de supervivencia. Y eso se demuestra siendo más listo y sabiendo avanzar por el camino saltando de piedra en piedra. No por nada (aunque se trate de un hoax = historia inventada en toda regla, pero tiene su gracia) un empresario español se atrevió a confesar (aunque de mentirijillas) que el secreto de su éxito era robar. ¿El suyo y el de cuántos más en este país, porque yo sí que creo que muchos se hicieron ricos robando? (véase las grandes fortunas de los pijoricos de la márgen derecha bilbaína, la aristocracia de Las Arenas y Getxo, que fundaron los cimientos de su nobleza dineril en el contrabando de armas durante la Guerra Civil española).

Pues hasta aquí el post incorrecto del día. No entro en si es moralmente reprobable o no (mentir no está bien en casi ninguna situación, salvo en aquéllas de pura supervivencia, ¿o no es lo que hacen muchas madres por sus hijos?). Me parece que pasa. Y que si pasa, hay que reconocerlo. Estaré atento a cuántos llegan aquí por la búsqueda "conseguir trabajo mintiendo a la empresa". A saber cuántos de mi empresa no entraron mintiendo desde el CV, cuando aún hoy, muchos años después siguen haciéndolo... Y no les ha ido mal. Y tampoco pierden el sueño, todo lo contrario. Habrá que planteárselo.

12 comentarios:

Doctora Yvonne dijo...

EXCELENTE post. Nunca me había puesto a pensar de verdad sobre si mentiría o no para entrar a una empresa.

Siempre lo rechacé de plano. No por su debilidad moral sino porque vivo en un país muy chico donde todos se conocen.

A mi me pillan si o si.
Saludos!

porfineslunes dijo...

Muchas gracias, Doctora...

Anónimo dijo...

Hey, te olvidas de Roldán, gran mentiroso que no tenía los títulos que decía. ¿Y cuándo le pillaron?, pues mucho tiempo después y por hacer lo que hizo, que no tenía mucho que ver con la teórica labor de ese puesto. Pero ese es un caso aparte y especial. En general, no creo que la gente mienta, pero sí lo que apuntabas, lo de maquillar el curriculum. Que estoy seguro hacemos casi todos, a excepción de los que ya lo tengan impecable, claro. Saludos, dvd

Steam Man dijo...

Tienes más razón que un santo! Santo Santorum.

Anónimo dijo...

Buen post, pero actitudes muy arrigadas, te puede salir bien o quedar totalmente desprestigiado. Aunque no se esté en un país "muy chico", un departamento de RRHH en condiciones debería validar mínimamente el CV. Yo por lo menos lo he hecho. Reviso las empresas donde supuestamente ha trabajado y se lo comento a algún contacto que también trabajó en alguna de esas empresas. Finalmente siempre encuentras algún enlace, porque el mundo es un pañuelo y más en el sector de las TI.

Anónimo dijo...

Yo siempre lo digo. Hay que mentir siempre que ayude a conseguir el puesto. Una vez dentro, los primeros días pasas las que yo llamo "vergüencillas", pero en poco tiempo te adaptas, y echas a andar.

Tú les mientes el día de la entrevista. La empresa te miente cada día que estés en ella.

porfineslunes dijo...

¡No sabes qué razón tienes, último anónimo! Jajaja.

Jon dijo...

Actualmente estoy en el 1er. trabajo que he conseguido sin mentir.

Antes del actual, siempre mentía en mis entrevistas... gracias a eso conseguí aprender el oficio y ahora que si tengo experiencia ya no tengo que falsear mi información.

Mentía en cuanto a estudios (no tengo) y experiencia (no tenía).

Anónimo dijo...

Hey, te olvidas de Roldán,

Pues sí. Pero al final se ha enterado todo el país.
Pienso que una cosa es exagerar un poco. lo que veo reprobable tambien y otra mentir.

Ahora si, de acuerdo que echandole valor se puede salir adelante. Si no te echan. Y si te echan tampoco pierdes tanto. Menos tenias antes.

Anónimo dijo...

Cuando haces las cosas sin mentir ,siguiendo la moral ,o lo correcto,terminas aprendiendo q eres quizas el unico tonto en un mundo de listos q mienten para llegar lejos,lo aprendi y si tengo q mentir para conseguir empleo y no morir de hambre a medida q t haces viejo,pues esta bien.

Anónimo dijo...

yo hace tres años que no trabajo y tengo 33 años,fui a muchas entrevistas y nada asi que sospeche por la edad y por ese bache de 3 años, asiq ue dije que habia trabajado, me llamaron y pase la 1er entrevista , me hice los estudios y ahora me dijeron que entraran a anses y si todo esta bien firmo contrato. Que es lo que quieren ver entrando a anses? gracias!

Anónimo dijo...

pues...hoy he mentido,es necesario, hoy entra en un trabajo el que es amigo de, yo no soy amiga de...nadie, sé q voy a desempeñar bien el puesto, voy a cumplir con lo que me pidan,,, pues si tengo q mentir para q me den esa oportunidad, miento. y cuando esté allí demostraré lo que valgo y todos contentos. Para llegar hay q ser listo... para mantenerse... inteligente.