miércoles, julio 18, 2007

Intoxicación informativa: salen encuestas que apoyan el aumento de la movilidad laboral


Siguiendo con el hilo del post anterior, las condiciones económicas en las que se forjó la clase media están en el disparadero de muchos gobiernos, amparados en esa nueva mentalidad neo-con que parece que arrasa últimamente por doquier en todo el mundo (por cierto, me acabo de comprar el libro "El club Bilderberg", que promete desvelarme cosas interesantes sobre este "complot" supranacional, del que no escapa ningún político).

Ahora, la "nueva" prioridad de la UE es aumentar por decreto la movilidad laboral de los trabajadores, haciéndonos creer que es por nuestro bien. Lo que no nos cuentan es la letra pequeña de ese aumento promovido de la movilidad laboral. Nos quieren hacer tragar la píldora del aumento de la precariedad con más suavidad, publicando día sí y día también supuestas encuestas donde todo el mundo aboga por los parabienes de la movilidad laboral.

"Casi el 40% de los españoles considera positivo cambiar frecuentemente de trabajo. La Comisión ha publicado estas estadísticas poco después de anunciar su estrategia de 'flexiseguridad' laboral, por la que quiere hacer compatible la protección al trabajador y la flexibilidad en el empleo, políticas que podrán concretarse en 2008.

Sobre este asunto debatieron hoy los ministros de Trabajo y Asuntos Sociales de la Unión Europea, reunidos en Guimaraes (Portugal). (Via)

"Flexiseguridad" dicen...El instituto que ha elaborado esta encuesta por supuesto es el Eurostat, perteneciente a la UE, cuyo responsable, mira tú por donde, es ni más ni menos que Pedro Solbes, ministro de economía. Juez y parte, vamos. Y todos sabemos, sobre todo los que hemos trabajado en estudios de mercado alguna vez, que las cifras se pueden manipular, las muestras estadísticas y el perfil de los encuestados pueden elegirse de tal manera que los resultados se decanten más hacia un lado que hacia el otro, los resultados se pueden presentar de varias formas según lo que interese. Es un juego de niños.

O sea: que mientras media Europa está de vacaciones, los políticos a los que pagamos generosamente no pierden el tiempo y se dedican a hacer escrupulosamente sus deberes, haciendo reuniones sobre temas muy polémicos, que escondidos en medio de los calores veraniegos, llaman menos la atención pública y pueden pasar más fácilmente. Esta es una táctica que se ve muchos dirigentes europeos han adoptado de buena gana, como la Sra Merkel que hizo aprobar en vísperas del Campeonato Mundial de Fútbol del año pasado en Alemania la polémica ley sobre el aumento del IVA. Nadie dijo ni mú, porque estaban todos con la cerveza delante.

Volviendo al tema del aumento de la movilidad laboral, en definitiva lo que quiere la Comisión es eliminar las trabas actuales al despido, eterna pretensión empresarial, y abaratar por todos los medios los costes laborales, de tal manera que despedir y contratar sea coser y cantar. Nos quieren hacer creer incluso con encuestas debidamente manipuladas, que los españolitos estaríamos incluso a favor de cambiar de empresa, ambiente, trabajo, estabilidad, ... cada dos años de media. Hasta el punto de no saber quiénes somos y para qué vivimos.

Este es el primer paso previo a hacer tragar la píldora: la intoxicación informativa, el deslizar cada X tiempo a la prensa un estudio debidamente amañado que haga crear una opinión pública inexistente hasta ese momento.

Dudo mucho que los españoles estén a favor de la movilidad laboral porque sí. Lo que no han contado los de Eurostat es por qué los españoles tienen que cambiar de trabajo tan a menudo: por la precariedad del salario y de la duración del contrato. Todos, desesperados, cambian buscando un poquitín más de euros por aquí, un poquitín más de estabilidad por allá. Es decir: contratos indefinidos con buenos salarios, estabilidad en suma. Para poder vivir, casarse y tener hijos. No para ir dando tumbos de aquí para allá. Y eso, por lógica, va en contra precisamente de las pretendidas ganas de movilidad laboral.

Para defenderse de los ataques de los que abogan por el mantenimiento de los derechos de los trabajadores, la Comisión dice que "quiere imitar el modelo danés", que se basa, en pocas palabras, en mucho dinero (el 10% del PIB danés) en medidas de apoyo a la reinserción laboral y a los subsidios por desempleo.

En Dinamarca «la noción de precariedad carece de sentido». Todo parado danés que haya trabajado 52 semanas en los tres años anteriores a la pérdida de su empleo tiene derecho a percibir el subsidio de paro durante cuatro años. Ese subsidio se eleva al 90% del sueldo que percibía, si éste era menor a 27.000 euros (4 millones y medio de pesetas). El porcentaje desciende según aumenta el sueldo que se ha dejado de cobrar, bajando a un 50% si se trata de sueldos superiores a los 8 millones de pesetas. Transcurrido el plazo de cobro del subsidio, en caso de que el parado no haya encontrado empleo, el Estado le asegura lo que la publicación del UE define como «un generoso apoyo de larga duración». (Via)

¿Está pensando la UE implantar este sistema por ley en todos los países de la Unión? Porque yo entonces firmaba. Pero mucho me temo que sólo es un amago, para que no protestemos mientras lo "arreglan" todo, y luego implantarán más bien el modelo norteamericano. Piensa mal y acertarás, que dicen.
_

4 comentarios:

vaderetrocordero dijo...

Hay gente de mi generacion que se lo ha creido a pies juntillas y su aspiracion es "no estar atado al mismo trabajo toda la vida, sino estar hoy aqui, mañana alli..." y lo dicen como si fuera algo positivo. Manda cojones.

cebolla dijo...

A mí me parece algo positivo. No sería de mi agrado estar toda la vida en el mismo lugar. Pero parece que es cuestión de temperamentos más que de generaciones, aunque el individualismo crezca al mismo ritmo del nivel de los océanos.

jabel dijo...

Estar toda la vida en el mismo puesto de trabajo creo que hasta para el empresario es negativo, claro que si le preguntas al empresario dirá - ¿por qué?, no lo entiendo si se lo sabe al dedillo.

Moverte dentro de una empresa es complicado y al final llegas a un sitio donde tiene toda la pinta que va a ser para toda la vida

Pero en el caso de la generación X (¿generación incógnita?) pesa mucho la ¡¡hipoteca!! y todo lo que muy bien explicas en este fantástico blog.

¿que podemos hacer?,

Erkemao dijo...

Esta claro que a las empresarios no les interesa tener que pagar una indemnización de 45 días por año a alguien que lleva un decenio en la empresa. Son preferibles contratos básicos alagardos y repetidos todo lo posible en el tiempo, y mejor si además afectan a trabajadores cualificados. Las nóminas, aunque sean apropiadas, buscan pagar la menor base de cotización posible.
Aquí cada uno tira por sus intereses, aunque no sé hasta que punto le es rentable a una empresa prescindir de trabajadores altamente productivos, precisamente por el conocimiento profundo que tienen del funcionamiento de la empresa. El tema está servidor. Tengo claro cual va a ser el sector perjudicado.