miércoles, mayo 30, 2007

La Policía municipal trabaja que "da gusto"

Hoy estamos a finales de mes... ¿Y eso qué quiere decir en una ciudad como Madrid, endeudada hasta las cejas por las mega-obras del faraón Gallardón, obras que, por cierto, no dejan de inundarse constantemente a la mínima gota de lluvia que cae? Pues quiere decir MULTAS. A todo quisqui. A porrón. Por estornudar. Por tocarte la nariz. Por cualquier cosa.

Hoy en Madrid es increíble la cantidad de "verdes" que han salido a las calles. Se pueden ver coches y motos de la Policía Municipal por todos los lados, que parecen que han salido de sus madrigueras como conejos, a la caza y captura de ese coche mal aparcado o sin ticket, aunque estén en sitios donde no estorban el paso. Están en todas las esquinas, agazapados bajo los árboles en los recodos de las calles, buscando coches mal aparcados hasta por debajo de las piedras, atentos a pillar la más mínima infracción. Porque es fin de mes y hay que llegar como sea al cupo de multas establecido como objetivo.

Así que si eres de Madrid, mucho cuidado estos días: cuida que el ticket del SER no se te pase ni aunque sea por 1 minuto, ni te aparques en doble fila por cinco minutos aunque sea para entrar a una tienda a comprar el periódico, ni se te olvide poner el intermitente y tampoco toques el claxon salvo que el peatón esté ya muerto y bajo las ruedas de tu coche. De lo contrario: Multa.

Y lo siento, pero yo con los tickets del SER ya sufrago de sobra las mega-obras, así que con una multa éstos no me van a pillar, que ya me conozco yo estas temporadas altas de "caza" a finales de mes.

3 comentarios:

cebolla dijo...

Me parece que en definitiva, la humanidad se pone en juego de la misma manera en todas las ciudades. Igual es por aquí abajo y en otros lados seguro que también. Qué predecibles que somos los humanos.

porfineslunes dijo...

Y qué asco dan los polis que se ponen chulos y arrean multas a diestra y siniestra...

sublibrarian of the year dijo...

¿Fuera del Oasis Catalán también lleván kubotán? (perdón por ripiar)

Porque aquí a la vera del cocotero barcelonés arrean unos punzonazos que no veas.