miércoles, diciembre 13, 2006

Top Ten de las preguntas más habituales en una entrevista de trabajo

¿Qué preguntas hacen los RRHH y los futuros jefes en las entrevistas de trabajo? ¿Qué hay que responder en tal caso? A quien haya pasado alguna vez por una entrevista de trabajo en una empresa mínimamente seria, seguro que le sonarán las siguientes preguntas, que ya son todo un clásico:

  • ¿Por qué crees que eres el mejor candidato a este puesto? ¿Por qué crees que la empresa debería contratarte a tí y no a otro? Véndete lo mejor que puedas y haz hincapié en tus cualidades personales diferenciadoras: no digas que sabes utilizar MS Office y que por eso te deben contratar; habla sobre algo que creas que pocas personas lo pueden tener, como chino mandarín (si se aplica al trabajo, claro) o una habilidad de comunicación excepcional, poniendo ejemplos.
  • ¿Cuáles son tus mayores defectos tanto personales como profesionales? Normalmente el RRHH no se da por vencido hasta que no le has contado 3 de cada; si piensas que con decirle una te vas a salir de rositas, ni hablar.
  • ¿Cuál es tu opinión sobre nuestra empresa? Para ello es altamente recomendable que te informes antes sobre la empresa, normalmente a través de la web. No hay nada más triste y que cause peor impresión que el llegar a una entrevista y no saber a qué se dedica la empresa en cuestión.
  • ¿Tienes un plan de desarrollo profesional para los próximos 5 años? Tienes que tenerlo, aunque nunca hayas pensado en ello antes y aunque te parezca poco probable que lo consigas tal como está el mercado de trabajo. Di que quieres ascender progresivamente según tus capacidades hasta puestos de responsabilidad, siempre en armonía con las necesidades de la empresa y adaptándote siempre a lo que te pidan. Respuesta políticamente perfecta y vas a quedar como un rey. Además, casi todo el mundo dice que quiere ser jefe en un futuro, por lo que aquí se trata de no desentonar, sobre todo. No te preocupes: el que lo seas o no, dependerá de otros factores, pero desde luego no de lo que digas ahora en la entrevista, así que lánzate.
  • ¿Cómo te ves a tí mismo en 5 años? Pues muy bien, qué quieren que les diga. Lleno de energía, establecido, con familia - esto si eres hombre, si eres mujer, piénsatelo dos veces... -, etc, etc... Menciona algún puesto que te haga especial ilusión, siempre con más responsabilidad que para el que te estás entrevistando.
  • ¿Por qué quieres trabajar en nuestra empresa? Pregunta del millón, la que te puede hacer caer en la trampa y suele ser la decisiva para descartar a alguno. Se trata de explayarse un poco diciendo que te encanta el sector de actividad de la empresa, que sientes mucha afinidad con el producto que fabrican, que crees tener el temperamento necesario para ese estilo de empresa, que encajarías muy bien con él por X o por Z, y, sobre todo, que le ves mucho futuro a la compañía y que quieres evolucionar al mismo tiempo que ella... Creo que la idea ha quedado bastante clara. Lo que no hay que hacer, aunque sea la verdad, es admitir que llevas mucho tiempo en el paro y que estás desesperado, o que no encuentras otra cosa, o que no te quieren pagar lo que pides en otros sitios, o cualquier argumento semejante. No, no y no. Aunque tengas que mentir, hazlo pero elegantemente, no digas nunca "es lo único para lo que me han llamado". La honradez tiene sus límites aquí, nunca demuestres estar desesperado. Si lo demuestras, estás fuera, no contratan a desesperados. Aunque tú no tengas sensación de fracaso, lo que importa es lo que aparentas.
  • Describe a un jefe perfecto para tí. Pues no tienes que ser muy estricto en tu definición, porque puede que no abarques lo suficiente en tus preferencias y te quedes fuera. No digas que quieres que sea simpático, enrollado y colega del alma, porque te va a salir el tiro por la culata. La mayoría no son así. Di cosas generales y políticamente correctas como que te gusta que confíe en tí, que sea competente (aquí, aunque tengan al tío más incompetente del mundo, un RRHH jamás lo admitirá de boquita pa' fuera, así que no te preocupes, todos en esa empresa serán competentes a sus ojos), que te enseñe cosas (esto es lo que más suele gustar, hacer la pelota un poquito nunca falla).
  • ¿Qué opinas de trabajar sometido a una gran presión? Pues qué vas a opinar. Que te encanta. No, es broma. Una buena respuesta es que te puedes adaptar perfectamente y que no tienes ningún problema con ello. Es más, trata de poner un ejemplo de una ocasión en que hayas tenido que trabajar bajo presión y te haya salido bien, claro. Ten claro que en las empresas privadas y reduciendo personal tal como lo están haciendo, lo raro sería que no tuvieras que trabajar bajo presión.
  • ¿Por qué elegiste trabajar en este sector? Esta es una pregunta un poco idiota, en mi opinión y deberían quitarla si no quieren que la gente les mienta descaradamente, porque muchas veces no hemos sido nosotros los que hemos elegido el sector, sino que ha sido el sector el que nos ha elegido a nosotros. Seguro que a todos nos hubiera gustado trabajar en el sector de lo Inmobiliario, por ejemplo, sólo para poder forrarnos estos años (es en medio-broma, se entiende), pero igual a alguno le tocó apechugar en el sector de las consultoras, que son esclavistas con látigo en mano literalmente. Aún así, debes ser capaz de sacar algún punto positivo (y más de uno) que puedas elogiar y que puedas aplicar a tu caso.
  • ¿Cuál ha sido tu mayor decepción profesional? y ¿Cómo la superaste? Pufff, esta pregunta tiene trampa, y mucha además. A ver, nunca puedes decir que te decepcionó no conseguir cierto puesto porque se lo dieron a otro, ni nada que pueda poner en compromiso tu competencia y tu solvencia laboral. Ni tampoco poner en duda el aprecio profesional que tenías. No hagas ninguna referencia al respecto. No hables de problemas personales ni interpersonales. Habla de cosas como que tu empresa no consiguiera cierto contrato por la dura competencia porque eso te quitó la oportunidad de trabajar en un proyecto interesante, etc, etc... Habla de algo en tercera persona, pero no digas: "me decepcionó muchísimo que no me subieran el sueldo en tres años, a pesar de que yo era muy buen trabajador y me lo merecía". Te pueden empezar a cuestionar sobre por qué crees que no te lo subieron y acabarán concluyendo sin remedio que si no lo hicieron fue por tu culpa, aunque no sea cierto, aunque tu jefe anterior fuese un capullo, o sufrieras algún tipo de acoso o discriminación, o la empresa no tuviera dinero para subir sueldos, etc... Recuerda que los RRHH son defensores de la empresa, no del trabajador. Tienen que defender identidades corporativas antes que individuos, primero porque es más fácil, y segundo porque les pagan por ello.
Te habrás fijado además, si eres de los que utilizan las bolsas de empleo online, que numerosas ofertas incluyen un cuestionario de filtrado adjunto a la carta de presentación. Las preguntas más habituales suelen ser:
- "¿Has trabajado alguna vez en el mismo puesto que el ofertado?"
- "¿Cuáles son tus conocimientos de inglés? (con una escala)"
- "Pretensiones salariales"
- "¿Qué aspecto de la oferta te interesa más?"

Según tus respuestas a esta preguntas, tu candidatura tendrá un ranking u otro. Por debajo de cierto ranking, las empresas ni siquiera se miran los CV's, así que no pienses que porque envíes tu candidatura a un puesto con el que tienes poca afinidad, la empresa se la mirará para otro puesto que tenga disponible. No lo harán, y esto es especialmente cierto en aquellas ofertas donde hay 700-800, o incluso más de 1000 apuntados (aparte de que estas ofertas son sospechosas de su veracidad, ya que piden muchas veces perfiles demasiado generalistas y poco especificados).

Y éstas son, en resumen, las "killer questions", las preguntas "trampa" más frecuentes, las más difíciles en las entrevistas, las más complicadas, las más comprometedoras o las peores, como prefieras llamarlas. Para tener éxito en una entrevista es imprescindible dar la respuesta adecuada a todas ellas. Por supuesto que hay infinidad de otras sobre el salario, los jefes, los compañeros, etc... Iré abordando cada poco tiempo un aspecto en concreto de las entrevistas, con respuestas a qué se considera adecuado a cada pregunta y revelando qué es lo que se pretende con cada una de ellas, o cuál es su intencionalidad. Hasta la próxima entrega, pues.


Relacionadas: Trucos para hacer bien una entrevista

3 comentarios:

KikoLlan dijo...

Genial, le daré una leída más detenidamente. Un artículo muy interesante, enhorabuena.

cmarti dijo...

Muy buen artículo. Con tu permiso voy a pasarlo en clase a mis alumnos de RRHH.
Un saludo,
cmarti

porfineslunes dijo...

Kikollan: gracias por tus cumplidos ;)

cmarti: encantado, no problem ;)