miércoles, noviembre 15, 2006

Los alemanes no quieren seguir trabajando en Alemania


Parece ser que en todas partes cuecen habas y que incluso en los países más ricos de la UE las pasan canutas. En Alemania se está detectando últimamente una "fuga de cerebros". Agobiados, cada vez más alemanes abandonan el país (145.000 el año pasado), con destino a Austria, Australia, EEUU, Canadá o Escandinavia. Por primera vez en varias generaciones, hay más gente que sale que la que vuelve al país.

La vida no está siendo nada fácil en Alemania: excesiva burocracia, horarios comerciales imposibles (cierran a las 18h entre semana y los sábados por la tarde no hay ninguna tienda abierta), eliminación de subsidios, aumento de impuestos (el año que viene les aumentan el IVA desde el 16% al 19%) y un desempleo galopante en un país donde menos de la mitad (!) de la población vive de un trabajo activo (el resto de subsidios o no son población activa). La situación es tan precaria en materia de creación de empleo que se equipara el conseguir un trabajo a casi ganar a la lotería. Parece ser que el Estado del Bienestar se está acabando.

Tan ardua es la tarea de encontrar empleo dentro del país, que hay muchos que se trasladan incluso a vivir al así llamado "3er Mundo", como la India, donde el reciente boom de la informática y de las subcontrataciones en el país de call-centers, hace especialmente atractivo este destino para los emprendedores que quieren montar una empresa de servicios.

Lo que resulta más grave para Alemania es que el perfil que "exporta" es muy cualificado, joven (entre 25 y 45 años, la mitad de ello menores de 35 años) y muy motivado. Así, por ejemplo, de los 12.000 médicos que salen anualmente de las aulas de las facultades de medicina, 5.000 abandonan Alemania para emigrar hacia Noruega, Suiza o GB, especialmente, donde este tipo de especialistas escasea. El coste por parte del Estado alemán para formar a estos 5.000 médicos es de más de 600 millones de euros, por lo que las arcas se vacían rápidamente sin poder volver a ser rellanadas, al perderse anualmente cientos de miles de contribuyentes activos a la Seguridad Social (emigración y envejecimiento progresivo de la población).

Por el contrario, el perfil de gente que inmigra en Alemania está siendo muy bajo, poco cualificado y escasamente preparado académicamente.

Es sorprendente constatar que el propio país no puede absorber la cantidad de perfiles cualificados que salen cada año por las puertas de sus prestigiosas Universidades, y que está sufriendo una verdadera sangría de capital humano especializado. Las razones están básicamente en una obsolescencia del modo de vida alemán, que resulta muy poco "divertido" para las nuevas generaciones, al mismo tiempo que los recortes de personal en la mayoría de las empresas multinacionales alemanas en el país y su consiguiente deslocalización hacia países de menores costes laborales han creado bolsas enteras de profesionales sin puestos de trabajo que ocupar.

En España se da un fenómeno parecido

Haciendo la analogía con España, también se observa una situación parecida en los más jóvenes básicamente debido a los bajos salarios, los contratos temporales y los altos costes de la vida, que han evolucionado a un ritmo mucho más acelerado que las subidas medias de los sueldos. Se están creando verdaderas colonias de españoles en el extranjero, sobre todo en Londres y París. Y los perfiles jóvenes científicos corren la misma suerte, sobre todo, por la poca actividad de I+D de las empresas españolas y por la falta de suficientes apoyos por parte de la Administración en forma de subsidios a esta actividad.

Está claro por estas cifras que las políticas económicas de deslocalizaciones masivas y recortes en plantillas, forzadas en parte (pero sólo en parte) por el aumento de la competitividad a nivel internacional proveniente de Asia, están dando resultados nefastos en muchos países del continente europeo en materia de conservación del capital humano.

2 comentarios:

Victor dijo...

Logico, quien quiere estar en paises donde de lo que ganas te queda menos del 10% para vivir despues de pagar gastos e impuestos. Es una sangria como bien dices, en toda regla

almudena dijo...

Con los salarios tan bajos que hay, no me extrañaria nada que tuvieramos todos que irnos. Yo ya estoy buscando algo en el extranjero pero no es fácil.